Cuando mis hijas sean Bloggers

Cuando mis hijas sean Bloggers

lunes, 17 de junio de 2013

Los veranos del noventa y pico

Yo, hija única con padres trabajadores (tómese como concepto que tal vez se amplíe luego) representaba como para todos los padres de todas las épocas un "problema" en Vacaciones...porque al parecer desde siempre las vacaciones escolares han sido cortas para los niños y laaaargas para los adultos, fui por tanto víctima o afortunada de hacer unas cuantas cosas durante ellas; una de las que mejor recuerdos me trae eran "las  vacaciones de Guanare".  Mi familia Guanareña constaba de mis tíos y mis dos primos (el dos años mayor y ella uno menor) y cada año las mascotas varias que se les antojaba tener, que fueron cambiando desde perros, loros, lagartos, otros perros y así.... aparte de eso, en ese "pueblo" parecían ser los amigos más amigos y los juegos más divertidos que en mi "ciudad" natal, allí formamos pandilla, operamos iguanas, organizamos excursiones al "hotel abandonado",  paseos en bicicleta, fuimos a misa, recibimos y dimos serenatas, nos enamoramos, lloramos, reímos (yo particularmente me hice 3 esguinces), hicimos pijamadas, fiestas, patinatas y más.... Era un pueblo caluroso (de calor) en el que habían 2 colegios privados, 2 club de ocio, 3 o 4 urbanizaciones, la tienda del momento, 1 solo cine y para lo que daban nuestros permisos poco más, pero creo no equivocarme en decir que es allí uno de los sitios en los que fui más feliz, tenía una familia más grande, tenía "más libertad", más amigos y vacaciones!

Momentos especiales: los abrazos de recibida, y las lágrimas de despedida,  las salidas a pescar con el tío, la finca "caza y pesca", mi tía y sus emergencias "¿del hospital o de la clínica?", aquella patinata en la plaza en la que conocí a "Ramón", los 15 años de Eliana en los que fui de la cuadrilla, el bautizo en Karla D. en la piscina de su finca, aquella fiesta en la casa de Grey en el que el lavandero (solana) se convirtió en la sala del DJ "la batea de mama", la casa que se prendió fuego con un "siete colores", la discoteca de la que fuimos sacadas mi prima y yo por "menores", un campamento religioso al que fuimos como 20 amigos, creo que de todo esto podría escribir al menos un libro, de los gruesos! y seguramente me quedo corta en momentos.

Simplemente que sepan como eran las vacaciones en aquella remota época en que mamá fue niña (porque lo fui), que me hicieron parte de lo que soy ahora y de lo que seguramente seré "cuando mis hijas sean Bloggers"


2 comentarios:

  1. Que recuerdos!!!

    Gracias por incluirnos en ellos, y de nuevo disculpas a tu tía por la puerta jaja

    Tq

    Tita

    ResponderEliminar